Esto le puede costar la carrera política a Marcos Di Palma

Hay quienes dicen que la Argentina es el país de los vivos. Cosa que no vamos a afirmar pero que tampoco negaremos.

Y este tal vez sea el caso del ex corredor de autos, Marcos Di Palma, quien es pre candidato a diputado y ya está en campaña desde hace unos días.

El pasado 16 de Junio se anunció con bombos y platillos la presencia de Marcos Di Palma en Puerto General San Martín, una localidad portuaria del departamento San Lorenzo, en la provincia de Santa Fe, y el motivo de la presencia del aspirante a diputado era participar de una acto junto al intendente Municipal, Carlos De Grandis.

En el acto se entregaron 64 motos de 110 c.c. a empleados municipales quienes la usaran entre otras cosas para ir a sus trabajos y podrán pagar los rodados en cómodas cuotas mensuales.

Las motocicletas fueron entregadas en el mencionado acto, tanto por el intendente como por Marcos Di Palma y la gente aplaudía a cada uno de los beneficiarios de cada vehículo en el momento en que iban a recibirlo.

Tal vez el lector se pregunte: ¿Que tiene de particular que Marcos Di Palma, en plena campaña política entregue motocicletas a empleados municipales?

Y la respuesta es muy simple: las 64 motocicletas que entregó Marcos Di Palma y el intendente Carlos De Grandis fueron compradas a la concesionaria de motos de Marcos Di Palma que se encuentra en la ciudad.

O sea que Di Palma y el intendente De Grandis entregaron 64 motos que el municipio tuvo que pagar de contado a Marcos Di Palma.

Se calcula que cada moto tiene un valor aproximado de $10.000 por lo que las 64 motos salieron alrededor de $640.000 que fueron a parar a las arcas de Marcos Di Palma.

El negocio para Marcos Di Palma fue redondo. Cobró de contado $640.000 por las motos que luego entregó quedando como un verdadero generoso junto al intendente De Grandis. Esto es  más o menos lo mismo que si las bicicletas que regalaba Evita, le hubieran sido compradas a la propia Evita.

Todavía no trascendió la información sobre las otras concesionarias que participaban también en la licitación por las motos que ganó la concesionaria de Marcos Di Palma. Solo se sabe que el municipio pagó las motos al contado, pero a un muy buen precio, eso sí, señalaron desde la intendencia de Puerto General San Martín.

En cualquier país serio, un candidato que actúa de la forma en que lo hizo Marcos Di Palma obtendría el repudio de su comunidad y por vergüenza se retiraría de cualquier contienda electoral. Con el negocio que se mandó el ex corredor, su carrera política debería estar terminada. Pero estamos en Argentina y cualquier cosa puede pasar.

Loading...