Indignante fotografía tomada en el tren Belgrano

Muchas veces cuando llegan fotos a nuestra redacción hacemos una selección de las mismas para tratar de hacerle llegar al lector aquellas que realmente generen algún tipo de sensación y no pasen inadvertidas con el fin de que quienes las vean puedan tomarse el tiempo para reflexionar y dar su punto de vista.

Y algunas fotos pueden generar alegría, tristeza, bronca, indignación y mucho depende de cada persona que las mira la posterior sensación que va a tener.

En el caso de la imagen que acompaña esta nota debemos reconocer que nos causó una mezcla de bronca, tristeza y desazón y hasta se llega a tener la sensación que todo está perdido sobre todo cuando los protagonistas de esta triste imagen son niños a los que los adultos debemos darles un presente y un futuro mejor.

La fotografía a la que hacemos referencia, en realidad de se trata de tres en total, fueron tomadas en la noche de ayer en el tren Belgrano. En la primera se puede ver a una madre con tres hijos que comienza a escribir con una fibra en la pared de uno de los vagones, ante la mirada atenta de los chicos.

Y en la segunda imagen, dos de sus hijos varoncitos siguen el ejemplo de la madre y escriben ellos también la pared del vagón del tren. Finalmente en la tercera imagen una nena de unos 5 años es la que tomó la fibra y garabatea a gusto toda la pared del vagón del tren.

Tal vez al ver la secuencia fotográfica el lector se quede sin palabras, o las que diga o piensa sean irreproducibles, pero lo cierto es que causa mucha bronca que estos actos de vandalismos sean cometidos en primer lugar en presencia de menores, y luego que sean los chicos los que imitan a los adultos que son los responsables de educar y no dar malos ejemplos.

En casos como estos se tiene muchas veces la sensación que todo está perdido, que no hay presente y futuro para esos chicos cuya madre les muestra como arruinar un medio de transporte y nos preguntamos que debemos hacer nosotros como sociedad ya que así vamos mal y si vamos mal nada nos garantiza que al final del camino vayamos a estar mejor.

Loading...

Comentarios

comentarios